Se llama calma dalai lama

Se llama calma dalai lama

el sutra del diamante – día 1 por la mañana – traducción al inglés

Este verso de la novela Siddhartha, de Herman Hesse, de 1922, me llegó sin avisar durante una reciente visita de una semana al monasterio de Drepung, en el sur de la India. Su Santidad el Dalai Lama había invitado al Instituto Mente y Vida, con sede en Estados Unidos, a familiarizar a la comunidad monástica budista tibetana que vive en el exilio en la India con la ciencia moderna. Alrededor de una docena de nosotros -físicos, psicólogos, científicos del cerebro y clínicos, con un filósofo francés- introdujimos la mecánica cuántica, la neurociencia, la conciencia y varios aspectos clínicos de las prácticas meditativas a unos cuantos miles de monjes y monjas budistas. Mientras dábamos las conferencias, Su Santidad, que se sentaba a nuestro lado, nos interrogaba, nos interrogaba y se burlaba de nosotros. Aprendimos tanto de él y de su círculo íntimo -como de su traductor, el tibetano Jinpa Thupten, doctor en filosofía por la Universidad de Cambridge, y del monje francés Matthieu Ricard, doctor en biología molecular por el Instituto Pasteur de París- como ellos y sus hermanos de nosotros.

dalai lama: la mente tranquila es importante

Cada una de ellas era una razón para tomarse una o doce copas. Cada una de ellas una razón para comer en exceso. Es mucho, mucho más fácil enfrentarse a la derrota y al miedo con un vaso de whisky que con mi propio corazón. Pero lo único que importa es esto: ¿qué se necesita para permanecer en un corazón abierto y amoroso sin importar lo que esté sucediendo a mi alrededor? Hace falta un compromiso con la serenidad. No estoy seguro de tener el valor o la sabiduría que exige la oración de la serenidad. Pero tuve una revelación espiritual que me cambió profundamente. Tenía una terapeuta, Ronnie, que me desvelaba los misterios de mi vida. Me ayudó a aprender a amar y aceptar a mi madre a pesar de que me abandonó cuando tenía 19 meses; Ronnie también me ayudó a expresar mi ira por primera vez. Ronnie fue un envío de Dios a mi vida, y un año después de mudarme a Los Ángeles, se suicidó. Me quedé desolada. Pero un día, mientras leía un folleto sobre el segundo paso, que habla de creer en un poder superior que pueda devolverme la cordura, me di cuenta de que Ronnie podía ser mi poder superior. Me sentí apoyado por ella de una manera como ninguna otra. Y desde ese momento, el 3 de marzo de 1990, he sentido sus brazos a mi alrededor. Nunca más me he sentido sola. Nunca he sentido ese pozo sin fondo. Lo he llenado de amor por ese niño interior abandonado y de creencia en mí misma y en mi poder superior. Y con ese conocimiento en mi corazón, he sido capaz de permanecer en la serenidad sin importar lo que ocurra a mi alrededor.

caddyshack – la historia de bill murray sobre el dalai lama

En la agitada vida de cada día, nos resulta difícil sacar un momento de verdadera calma, en el que sentirnos relajados y serenos, lejos de nuestros problemas. Sin embargo, tener tiempo para relajarse y alcanzar un estado de calma tranquila es esencial para poder recuperar nuestro equilibrio interior, y por eso no podemos esperar a las vacaciones.

Por lo tanto, debemos dedicar un tiempo cada día a buscar un estado de calma: esto no significa la ausencia de problemas, sino más bien un sentimiento de serenidad interior que nos permita comprender cómo actuar mejor y aceptar lo que no podemos cambiar sin dejarnos desanimar.

Es una oda a la calma que es muy importante en la práctica del yoga y la meditación, y dice así  “Se llama calma y me ha costado muchas tormentas.  Se llama calma y cuando desaparece, la busco de nuevo.

Se llama calma y me enseña a respirar, a pensar y a repensar.  Se llama calma y cuando la locura trata de imponerse, se impone con vientos valientes para dominar.  Se llama calma y llega después de los años de la ambición de los jóvenes y la lengua suelta y cuando el vientre frío genera más silencio y más sabiduría.  Se llama calma cuando se aprende a amar bien; cuando el egoísmo da lugar a la entrega; y el inconformismo se desvanece; para abrir un corazón y un alma dándolo todo a los que quieren recibir y dar.  Se llama calma cuando la amistad es tan sincera que todas las máscaras caen y todo se puede decir.  Se llama calma y el mundo la elude, la ignora, inventando guerras que nadie ganará nunca.  Se llama calma cuando se puede disfrutar del silencio; cuando los sonidos no son sólo la música y la locura; sino también el viento, los pájaros, la buena compañía o el sonido del mar.  Se llama calma y no se paga nada por ella, no hay moneda de ningún color que pueda cubrir su valor cuando se hace realidad.  Se llama calma y me costó muchas tormentas y habría pasado por ellas mil veces hasta encontrarla de nuevo.  Se llama calma, me gusta, la respeto, y no quiero perderla… “Ahora solo hay que sacar tiempo cada día para poder releer esto y estar inspirado. 🙂

el dalai lama se dirige a la congregación budista mundial

Desde la época del 5º Dalai Lama, en el siglo XVII, su figura ha sido siempre un símbolo de unificación del estado de Tíbet, donde ha representado los valores y las tradiciones budistas[6]. El Dalai Lama era una figura importante de la tradición Geluk, dominante política y numéricamente en Tíbet Central, pero su autoridad religiosa iba más allá de las fronteras sectarias. Aunque no tenía un papel formal o institucional en ninguna de las tradiciones religiosas, que estaban encabezadas por sus propios altos lamas, era un símbolo unificador del estado tibetano, que representaba los valores y las tradiciones budistas por encima de cualquier escuela específica[7] La función tradicional del Dalai Lama como figura ecuménica, que mantiene unidos a grupos religiosos y regionales dispares, ha sido asumida por el actual decimocuarto Dalai Lama. Ha trabajado para superar las divisiones sectarias y de otro tipo en la comunidad en el exilio y se ha convertido en un símbolo de la nación tibetana para los tibetanos tanto en el Tíbet como en el exilio[8].

Desde 1642 hasta 1705 y desde 1750 hasta la década de 1950, los Dalai Lamas o sus regentes dirigieron el gobierno tibetano (o Ganden Phodrang) en Lhasa, que gobernaba la totalidad o la mayor parte de la meseta tibetana con diversos grados de autonomía[9]. Este gobierno tibetano gozaba del patrocinio y la protección, primero, de los reyes mongoles de los kanatos Khoshut y Dzungar (1642-1720) y, después, de los emperadores de la dinastía Qing, dirigida por los manchúes (1720-1912). [9] En 1913, varios representantes tibetanos, entre ellos Agvan Dorzhiev, firmaron un tratado entre Tíbet y Mongolia en el que se proclamaba el reconocimiento mutuo y su independencia de China; sin embargo, la legitimidad del tratado y la independencia declarada de Tíbet fueron rechazadas tanto por la República de China como por la actual República Popular China[10][11] A pesar de ello, los Dalai Lamas dirigieron el gobierno tibetano hasta 1951.

Ir arriba